Ojeras

A partir de los 35 años, un alto número de mujeres se ven afectadas por este problema.

Con el paso de los años, la grasa que se encuentra por debajo del músculo orbicular va descendiendo  entre otras causas, porque el ligamento que naturalmente la sujetaba va perdiendo fuerza y se va debilitando (ligamento orbitomalar). A esta pérdida de grasa y debilidad en su sujeción, se suma que la piel de la zona se va afinando y con ello, va quedando "un hueco" marcado ,que es la ojera. Primero son visibles en el ángulo interno del ojo y a continuación se extienden a todo su contorno, dando como resultado una mirada cansada, preocupada y triste.

Con su corrección pretendemos rejuvenecer la mirada y eliminar esta impresión de fatiga, y los resultados son visibles inmediatamente después de la inyección.

Para rejuvenecer la zona de las ojeras se usa un nuevo gel de ácido hialurónico, Redensity II, que ha sido  diseñado de forma especialmente para tratar esta zona tan delicada y mejorarla de forma natural y duradera. Contiene una sofisticada y sinérgica fórmula que combina un ácido hialurónico específico para esta zona tan sensible, con un conjunto  de aminoácidos, antioxidantes minerales y vitaminas (todos ellos relacionados con la síntesis de cólageno), que nos van a ayudar a mejorar la calidad de la piel. Lo que se ha conseguido con este revolucionario producto es  un resultado estético muy bueno y además duradero, que hasta ahora no conseguíamos con los ácidos hialurónicos anteriores.

La zona de las ojeras es complicada porque precisa un amplio conocimiento anatómico de la zona y tener una buena técnica. 

Se puede aplicar en cualquier tipo de piel y en pacientes que presenten ojeras, siempre que no sean pigmentadas muy oscuras ni con bolsas malares o parpebrales amplias. En estos casos Redensity II puede ofrecer una mínima mejoría, y el tratamiento mejor indicado es la cirugía.